Análisis: Ganadores y perdedores de las elecciones del 27/10

local

Por Urgente Santo Tome 31/10/2019  Como ya es habitual realizamos un análisis tras los comicios que eligen candidatos a cargos públicos en nuestra ciudad. Esta vez le tocó el turno a la categoría de concejales. El pasado 27 de octubre, la voluntad popular premió y castigó a propuestas y candidatos, y lo más importante envió un mensaje que es importante desentrañar. Las urnas hablaron, pero ¿Qué  nos dijeron? Vamos a empezar por los ganadores, la ALIANZA ECO + JUNTOS POR EL CAMBIO sin lugar a dudas la gran vencedora de una contienda donde a priori nadie la veía con reales posibilidades, ya que corría con la desventaja que iba en la boleta larga que llevaba a Mauricio Macri como presidente y quien había perdido las paso en forma categórica. ECO se encuentra en un proceso de renovación dirigencial, promovido desde la UCR local, desde donde empiezan a surgir figuras como SANTIAGO SAUCEDO, otro de los grandes vencedores. Su trabajo de llegada directa con los vecinos dio los resultados que sus mentores pronosticaban. Sencillez en el trato, el joven maestro que vive en barrio Estación, nacido en Gomez Cué, es una bocanada de aire fresco en la política Santotomeña y en particular de la conservadora UCR, partido representado tradicionalmente por Abogados y Médicos.

El otro ganador es Gustavo Valdés, el gobernador que más ha venido a Santo Tomé y que apoyó a la ciudad con obras como el pavimento de calle San Martín entre otras iniciativas, ha dado un apoyo al sector renovador de la UCR y facilitando la construcción de una enorme alianza de partidos. El Concejal que lidera el espacio ECO local es otro gran ganador.: José Augusto Suaid, cuyos detractores externos e internos esperaban se le produzca el peor de los resultados, logra la consolidación de su espacio y su propuesta renovadora, que hace eje en el diálogo y en la búsqueda de solución concreta de los problemas de los vecinos de la ciudad, luce al final del día como un claro vencedor.

En la interna del oficialismo que gobierna Santo tomé desde hace 19 años en forma ininterrumpida, el ganador sería el Intendente Mariano Garay, que si bien se encuentra con que en la recta final se le adelanta Encuentro por Corrientes, logra un mayor porcentaje de votos con la Abogada María Ordenavía. Este sector que se halla bajo un cuestionamiento y asedio permanente por el espacio liderado por el ex intendente Víctor Giraud, tuvo un triunfo que lo consolida en su propuesta de mayor institucionalidad y que busca dejar de lado a las figuras peronistas que consideran desgastadas. Categoría donde ponen precisamente a los ex intendentes anteriores como Giraud y Farizano. Como perdedores aparece el Justicialismo que no logra resolver sus disputas internas y ponen en riesgo su liderazgo al frente del municipio. Con disputas permanentes donde luego de las elecciones el ex intendente y actual Senador Víctor D. Giraud, llamó de SOBERBIO al Escribano Mariano Garay. Este viene sosteniendo que la falta de logros de su gestión se deben a que “se dedicó desde el primer día a pagar de las CUENTAS INCENDIADAS dejadas por Giraud”, al cual acusa de no dejarlo gobernar poniéndole todo tipo de palos en las ruedas, como se pudo observar en la toma del Corralón municipal, cuyo levantamiento estuvo encabezado por la Vice Intendente Viviana Storti que además es esposa del Senador Giraud.

El segundo gran perdedor es “la propuesta del odio”, de la falta de respeto, de los agravios y las mentiras del sector político liderado por Jorge E. Amuedo, que llevaba a su esposa Teca Toledo encabezando la lista de concejales y que obtuvo un magro apoyo de la ciudadanía. Este sector que hace del ataque personal no tenía otra propuesta que las denuncias, que supuestamente iban a realizar sobre las supuestas corrupciones que viven mentando y jamás han logrado probar. Su Alianza en la envoltura del frente EPAS, no logró romper el aislamiento político en que se encuentra Amuedo, condenando a sus socios de partidos, como el novel Vecinal y el Federal, entre otros, a padecer la marginalidad y la insignificancia, pero quedando con el costo de pertenecer a un espacio que ya ha demostrado que no tiene capacidad de ofrecer nada interesante a la ciudadanía de Santo Tomé.