Descubrieron que un empleado de una forestadora talaba árboles sin autorización. La firma Royo, afincada en Santo Tome, lo apartó del cargo

local

Por Urgente Santo Tome 12/10/2020 Después de arduas investigaciones la justicia habría comprobado que un empleado de una importante empresa dedicada a la forestación en la región estuvo involucrado en la tala indiscriminada de más de 120 arboles nativos en el límite de los departamentos de Alvear y San Martin, lo que generó el malestar en las autoridades de Fauna y Flora de la provincia de Corrientes y locales. Las fuentes consignan que un empleado de la firma "Companía Ganadera Argetina SA" llamado Dante Fabian Alonso sería el autor material de la depredacion de bosque nativo, y lo habría concretado con ayuda de algunos aserraderos de Santo Tome, lo que es materia de investigación. La empresa, propiedad de Miguel Ricardo Royo , habría aportado a la justicia pruebas que incriminan directamente al citado miembro, y afirman en la misma que jamás, este personal, ahora apartado de la firma, tuvo la autorizacion para talar esos bienes naturales por parte de la empresa. La firma "Impregnadora del Litoral SA", que también es propiedad de Royo llevará a cabo el municipio de Santo Tome la plantación de árboles en el actual predio del basurero municipal.

El Caso

Alrededor de 120 árboles cortados y listos para ser transportados fueron hallados durante una inspección en una estancia del Departamento San Martín. Se trata de especies nativas del monte Mangaratí, protegidas por ley.

La inspección ocurrió el jueves 8 por parte de agentes de la Dirección de Recursos Forestales con apoyo de la Policía de la provincia y autoridades de Alvear y La Cruz. Se labraron actas y se hizo el peritaje de la madera talada. El abordaje fue hecho desde la Ruta Provincial 145 y por el río Aguapey.

La tala es ilegal, confirmó el ingeniero Roberto Rojas, director de Recursos Forestales de la provincia, en contacto con República de Corrientes. La investigación partió de un aviso hecho por vecinos de la zona que notaron movimientos sospechosos en torno al monte. Los troncos talados, algunos de hasta 1,5 metros de diámetro, estaban acopiados y listos para ser transportados. 

Los agentes no descartan que una carga ya hubiera partido, por lo que este fin de semana realizaron inspecciones en aserraderos de Santo Tomé para corroborar guías y presencia de madera nativa.

“En este caso son actividades no autorizadas, han ido los inspectores y policías y estuvieron inspeccionando el lugar”, comentó Rojas. “Se puso en conocimiento a los titulares, manifestaron que ellos no estaban al tanto de la cuestión”. Las sospechas recaen sobre el encargado de la estancia, de apellido Alonso, presumiblemente en sociedad con algún aserradero de Santo Tomé.

“Es una propiedad privada, pero aún así tiene que cumplir con las leyes de bosques. El campo es propiedad de gente de Buenos Aires y no estaban enterados”, manifestó Rojas. Los agentes lograron comunicarse con el propietario de la estancia, de apellido Royo, quien manifestó su sorpresa y preocupación ante la situación. “El señor desde marzo que no puede venir a Corrientes, nos mandó por fax una autorización para entrar a la propiedad”, explicó.

El monte de Mangaratí ocupa casi 1.000 hectáreas del margen derecho del río Aguapey a unos 30 kilómetros de su desembocadura en el Uruguay. Está rodeado por bañados que hacen difícil su acceso. Es una extensión de los bosques de galería donde un afloramiento rocoso en el río constituye el paso Las Piedras.

Mangaratí figura descrito desde tiempos jesuítico-guaraníes por su abundancia de especies nativas de alto valor y añosidad. Además, es un punto de altísimo valor patrimonial tanto ecológico como histórico.

“Es un desastre ecológico tremendo”, manifestó Miguel Ángel Salvarredy, intendente de Alvear, quien además hizo hincapié en la importancia patrimonial del lugar, hábitat incluso de especies en peligro como ciervos, tatús, carpinchos y hasta pumas. “Mis abuelos hablaban de eso, nunca fueron a tocar una rama ahí”, señaló.

“Estamos preocupados tanto el intendente de Alvear como de La Cruz. No sabemos quiénes son los que están cortando”, comentó Salvarredy, que acompañó la inspección por el ingreso desde el río. Aunque el hecho se encuentra en investigación, el intentendente descarta sospechas sobre el propietario del lugar. “Royo es una persona muy correcta, no va a ser esto”, y apuntó a un aserradero santotomeño, según las pistas obtenidas hasta el momento.

tala ilegal monte mangarati bosque nativo (5).jpeg

Rojas, por su parte, también descartó que el propietario de la estancia pudiera estar involucrado en el delito de tala ilegal. “Es un bosque casi virgen que estuvo conservado todo el tiempo. De hecho hay un proyecto para hacer una reserva y propagar los árboles para llevar mudas de las especies nativas a toda la provincia”, destacó el ingeniero. “Es un proyecto del propietario, por lo que nunca hubiera habilitado la tala del monte”, recalcó. 

“Estimo que este proyecto va a continuar igual. Habrá que restaurar las especies que se talaron, es un proceso largo”, explicó el ingeniero. El proyecto incluso había sido presentado al Ministerio de Ambiente de la Nación.

No es la primera tala de este tipo ocurrida en lo que va del año, especialmente durante el período de pandemia. “Tuvimos denuncias este año, no son muy comunes estos casos pero todos los cuerpos de inspectores, fauna y flora, están con personal reducido por las cuestiones sanitarias y es muy complicado viajar”, explicó el ingeniero, aunque agregó que “por suerte muchos quedaron en tentativa”. Las sanciones y multas por la destrucción de áreas protegidas pueden ascender a cifras millonarias.

En ese sentido destacó el pronto aviso y denuncia de los vecinos a las autoridades más cercanas ante sospechas de talas ilegales. La Dirección de Recursos Forestales tiene a su cargo la fiscalización de las actividades en bosques nativos, como el otorgamiento de permisos y seguimiento de guías para el transporte.

Con informacion de  La República