El PJ blindo a Cristina y no se trata su desafuero

Nacional

 

Por Urgente Santo Tome 20/11/2018 El peronismo se unió en el Senado como pocas veces este año para impedir que haya quórum en la sesión convocada por Cambiemos para tratar el pedido de desafuero y detención a Cristina Kirchner, por la causa que investiga el memorándum con Irán.

Sólo asistieron los senadores de Cambiemos, el santafesino Carlos Reutemann y la neuquina Lucila Crexell. Pasada media hora de la fecha de convocatoria, sólo había 26 bancas ocupadas, 11 menos que las necesarias para iniciar una sesión.

Como adelantó LPO, Miguel Pichetto analizaba no dar quórum para no agravar su interna y así fue. "Si todos están en libertad, la ex presidente no debe tener un pedido de prisión preventiva y desafuero. Nunca debería haber procedido el desafuero en esta causa", justificó su postura al salir del palacio.

Tampoco aparecieron los dos misioneros, los tres santiagueños, los salteños María Fiore de Viñuales y Juan Carlos Romero (participa de la Unión Interparlamentaria) y el neuquino Guillermo Pereyra.

Las distintas vertientes del peronismo unieron fuerzas por segunda vez en la semana:  la primera fue el viernes y para robarle dos cargos en el Consejo de la Magistratura, motivo de una crisis interna que obligó a suspender la sesión de Diputados de este miércoles.

"Venimos a cumplir con nuestra obligación, pasados 180 días hábiles parlamentarios", informó Federico Pinedo, que presidió la fugaz sesión para luego bajar a su banca a dar explicaciones.

"Quiero dar dos mensajes claros: en primer lugar, apuntó que no hay un espíritu corporativo que lleve al no tratamiento de los temas. Los pedidos de los jueces tienen que ser considerados".

"No hay una persecución política, sino una investigación judicial en marcha. Todo se hizo protegiendo a la senadora interesada, incluso más que lo que ella misma se protegió, porque no apeló", se quejó.

Ocurre que la causa que derivó en el pedido de desafuero es la misma por la que fueron detenidos Carlos Zannini, Luis D'Elía y Jorge Khalil, luego liberados el 24 de marzo por el Tribunal Oral Federal 8. Sólo permanece tras las rejas Fernando Esteche, implicado en otras casusas.

Pinedo informó que el TOF 8 envió a Gabriela Michetti un informe, firmado por la jueza María Gabriela López Iñiguez, para aclarar que "todas las personas imputadas en la presente causa que se encuentran en libertad están a derecho, y dando cumplimiento en tiempo y forma a sus obligaciones procesales", que deberían terminar en juicio oral. 

En un claro desafío a sus colegas, Cristina los instó hace un año a reunirse para tratar el desafuero y nunca apeló para dejarlo abstracto.  Bonadío pidió su detención el 6 de diciembre y encarceló a Zannini, D'Elía, Esteche y Khalil en un megaoperativo de madrugada.

Pichetto y su bloque siempre se movieron por cautela: aseguraron la presidencia de la Comisión de Asuntos Constitucionales a Dalmacio Mera y nunca trataron el desafuero, pese a algún reclamo aislado de Cambiemos.

La Constitución obliga a debatirlo en un plazo máximo de 180 días, el tiempo pasó sin que se tratara y en julio todos los bloques decidieron empezar el conteo desde el 1 de marzo y sumar días hábiles. Vencía esta tarde y no se trató.

Fuentes de Cambiemos informaron que le próximo plazo será remitirle a Bonadío la versión taquigráfica de la sesión de hoy para que decida si vuelve a solicitar el desafuero y detención o da por terminado el tema. "Los plazos son ordenatorios y si el juez lo solicita podríamos volver a debatir el desafuero", aclararon. Será imposible si el peronismo se une para evitarlo.