El PJ correntino al rojo vivo: Ahora critican a Giraud por avalar el uso del sello para la "Alianza Frente para La Victoria"

Provincial

Por Urgente Santo Tome 09/04/2019 El ex intendente de Santo Tome y actual Senador Víctor Daniel Giraud quedo expuesto en el ojo de la tormenta que atraviesa en este momento el PJ correntino. Las críticas no se hicieron esperar desde distintos sectores de un peronismo al rojo vivo para con el referente y Secretario General del partido por haber avalado con su rúbrica la unión del PJ correntino a una alianza conformada por varias corrientes llamada “Frente para la Victoria”, que busca competir con el sello partidario en las elecciones que se llevaran a cabo el próximo 2 de junio. La utilización del sello partidario para conformar esta alianza provoco una hecatombe interna en el seno del partido con críticas y denuncias que llegan de todos lados y desde los mismos que hasta hace algunas horas formaban parte de las reuniones y vertientes de las líneas internas como la de Martínez Llano. El ex mandatario santotomeño figura en el documento de materialización de esta alianza con su firma y su nombre en la lista de figuras del PJ que estuvieron de acuerdo que el PJ prestara su sello a la alianza, que ahora corre peligro. No es una novedad que Giraud responda a las directrices que provienen desde el riñón mismo del kirchnerismo. Una fuente desde unidad ciudadana afirma a Urgente Santo Tome que la orden es “ Salgan a copar el PJ en Corrientes”.

Rubrica del Senador Giraud a la alianza Frente para la Victoria"

A propósito del quiebre que sufre por estas horas el partido , luego de esta movida atribuida al fabianismo y sectores del kirchnerismo, uno de los medios referentes del PJ correntino El Libertador señalaba en una editorial: “Referentes de distintas extracciones se manifestaron asqueados por lo sucedido en las últimas horas, donde la alianza del fabianismo (Frente para la Victoria) se arrogó la utilización de las siglas partidarias, ninguneando un acuerdo manifiesto entre todas las líneas internas del pasado 8 de marzo. Hasta un histórico "cooperativista" pegó el portazo: Galantini. "Son unos sinvergüenzas", espetó. Lo mismo hizo el líder de Volver a Creer, Daniel Caran, habló de traidores y estafadores. Tito Meixner intentó poner paños fríos con su versión de los hechos. Las actuaciones planteadas ante la Justicia se definirán mucho después del cierre de listas. El FpV podría quedar sin poder competir. El robo del sello del Partido Justicialista (PJ) es la comidilla de propios y extraños. Los corrillos no hablan de otra cosa. Se lo reconoce como un escándalo institucional y se espera a ver qué sucederá con los artífices de una maniobra que la Justicia definirá. 

El caso, de notable gravedad, ha puesto a la sociedad en guardia. Cual noche fría sobre el río, este episodio muestra que todos los reflectores apuntan a los que quedan escrachados por el resto de sus días. Las luces no son de la Prefectura. Son la de los medios escritos, radiales y televisivos, amplificados por las redes sociales, que han puesto el hecho en la consideración pública, como pocas veces antes ha ocurrido.

Es la comidilla del gran público, no del círculo rojo de la política correntina. El hecho ha perforado la natural indiferencia de la gente, algo por sí muy difícil. Hay estupor, indignación.

La noche del 2 de abril, cierre del plazo de alianzas, mostró en su real dimensión hasta dónde hay políticos dispuestos a cruzar todos los límites. Entre gallos y medianoche sacaron de bajo de la manga, como un juego de fulleros, una resolución de una reunión que no existió, haciendo "pito catalán" al Juez Federal con competencia Electoral e intentando inducir a error mediante engaño y ardid a la Juez provincial, perpetrando un intento de estafa procesal que no se consumó por la rápida reacción de los afectados que encontraron amplia repercusión mediática.

El caso está planteado de cara a la sociedad, en un sistema que encuentra sus propios anticuerpos frente a la acción de corsarios, carentes de escrúpulos que ponen en jaque las reglas de la convivencia cívica. 

Una vez más, la Justicia debe resolver, más allá de que, como es habitual, la condena mediática es más rápida.

Fabián Ríos, Gerardo Bassi, Jorge Antonio Romero, Camau Espínola, Martín Barrionuevo, Félix Pacayut y algunos más quedan en la mira de una sociedad que espera explicaciones, difíciles de dar por cierto.

Hay cosas que no se hacen. Pero en política, como en todos los órdenes, se puede hacer cualquier cosa, menos dejar de pagar las consecuencias”.