Garay se realínea y provoca rápidos movimientos en la política santotomeña

local

Urgente Santo Tomé 15/04/2018 No hay anuncios formales ni declaraciones rimbombantes, pero están ocurriendo profundos cambios y realineamientos en la política santotomeña.

Los jugadores reales parecen que están distraídos, pero en realidad están moviendo sus fichas velozmente. Esto es lo que se puede apreciar de los movimientos de Garay, Suaid, Giraud y Farizano. Los demás jugadores hacen sombras, hacen coro, pero todavía no tienen una estrategia reconocida, si es que la tienen.

En las costas del oficialismo las olas rompen con la furia de las internas que sólo los peronistas saben librar, batallas a todo o nada. La vice Intendente Viviana Storti, esposa del ex intendente Víctor Daniel Giraud y actual Senador Provincial,  encaró una batalla por el manejo del Concejo Deliberante en la más absoluta soledad. Sólo le acompañaron en esta intentona el inefable Jorge Buero y un periodista, habitual vocero de las posiciones del ex intendente. Cuando le consultaron sobre el tema –según fuentes oficiosas- el intendente Mariano Garay se habría limitado a un seco y lacónico “que se arregle sola, no es mi problema”. Cuando también desde distintos sectores del Concejo preguntaron si iba a entrar en la pelea en defensa de “Vivi”, la respuesta de los operadores que se mueven cerca del intendente fue siempre la misma, “avancen sin problemas”. Y los muchachos ni lerdos ni perezosos avanzaron.

Pero no sólo el intendente actual no la acompañó a su compañera de fórmula, sino que los concejales kirchneristas, que son 3, rotundamente miraron para otro lado. Es que al decir de algunos, la interna es feroz, otros en cambio dicen que son peronistas jugando al juego que más les gusta de ser oficialismo y oposición al mismo tiempo.

Lo cierto, es que la Viceintedente Storti se tuvo que arreglar sola. Y sola se la ve todavía en el Concejo, porque no logra articular relaciones políticas con los demás concejales. También esto es consecuencia de que Giraud todavía no define una conducta clara y definitiva si va a acompañar la gestión, o se volverá oposición. 

Pero más allá de la internas del peronismo, el intendente Garay inició un violento viraje a su alineamiento político. Desde hace dos semanas va definiendo un indisimulado, o mal disimulado pase a las filas de Eco Cambiemos o un alineamiento personal al Gobernador Valdés. 

Apenas le mandaron la documentación para la firma y adhesión del municipio al “Acuerdo Fiscal”, envió al Concejo Deliberante rogando su aprobación a la oposición.

La firma tenía, como contrapartida, asegurarse un lugar al lado del gobernador en la foto y de la apertura de una puerta de dialogo político con el gobierno provincial. Y es, este diálogo lo que incomoda a muchos.

Los radicales locales por ejemplo, se visten de monjes tibetanos. Repiten como un mantra “tenemos que sumar”. Para la pelea local faltan más de tres años, pero para la gran pelea nacional de Cambiemos falta apenas un año. José Augusto Suaid de buena relación con sus pares decidió el perfil bajo y a esperar a ver como se reagrupan los distintos actores. De buena relación también con el ejecutivo municipal observa los cimbronazos y golpes a que son sometidos sus pares de otras bancadas. Fue uno de los principales impulsores junto a otros como Etchegaray y Naya de la normalización de los pagos de los haberes de los Concejales que producían irregularmente desde la Reforma de la Carta Orgánica realizada por Farizano, Giraud y Garay.

Es Farizano precisamente que leyendo esta nueva realidad del nuevo alineamiento del Intendente a Cambiemos, o al Gobernador Valdés, decide salir a la palestra en forma notoria y poniéndole el cuerpo al encuentro de dirigentes en la sede del MID. Este encuentro con dirigentes, otrora enfrentados como el agua y el aceite, tales como Jorge Amuedo, Teca Toledo -archienemigos de farucho- el Radical Eduardo Corti, único sobreviviente de una patrulla perdida, Jorge Buero, alfil y operador de Víctor Giraud, Oscar Dassori ,ex dirigente del MID, entre otros.

Farizano, viejo lobo de mar, utilizando una vez más los servicios de Amuedo, que es arriado porque vive enfrascado en peleas de conventillo sin entender lo que pasa en la política real, manda la señal que todavía tiene capacidad de juego, en otras palabras que sigue vivo y que puede seguir liderando una porción importante del electorado de Santo Tomé. La señal de este avezado jugador se dirige a la provincia principalmente para Valdés y Colombi.

El viejo Lobo ve con claridad que si Garay pega definitiva y formalmente el salto, él se volverá una figura totalmente prescindible e insignificante. En principio Trató de pasar el mal trago de haber salido tercero atrás de Garay y Suaid en las elecciones para intendente denunciando FRAUDE, que no se pudo probar en la Junta Electoral y menos en una Acción Judicial, la que nunca intentó, pero al menos le sirvió para contener a alguno de los suyos para que no se vayan hasta ahora. Dice “no perdí me robaron”. Pero el escenario que se abre no luce promisorio. Su escaso manejo también se vio patentizado esta semana ya que salió a reconocer que su Concejal  Lalo Etchegaray ya no lo responde. Y lo que grafica  fue la forma que eligió para pegarle diciendo que todos los días antes de las elecciones iba a su casa a comer tanto de mediodía como de noche. Su otra concejal Silvina Ramírez Forte está demostrando que tiene juego propio y personalidad para ir navegando según sus conveniencias y sin seguirlo a Farizano en sus virajes, como los de la reunión con Amuedo.

Por lo que el saldo de esta salvaje semana política santotomeña deja a un intendente con problemas internos pero dueño de la iniciativa política. A Suaid expectante y a la espera que los realineamientos se produzcan naturalmente; y a Farizano y Giraud muy golpeados.

A Farizano seguramente le faltará algo más que manipularlo a Amuedo y Toledo para detener su declive. Seguramente enviar señales de que está vivo, no serían suficientes. Juntarse con personajes que aparecen como los más rechazados por la opinión pública tiene costos que sólo el tiempo dirá cuánto daño le ha hecho a su desgastada imagen de líder infalible electoralmente.

Por último Giraud sale muy golpeado porque su tropa no advierte qué rumbo tomar. Que las pequeñas batallas que está dando las va perdiendo y que enfrente tiene a unos rivales que han decidido combatirlo fuertemente. Con el discurso de no somos lo mismo y con la acción. Si el Senador no decide prontamente el rumbo lo más probable es que se vaya alejando su sueño del regreso con gloria y se vaya pareciendo más a una pesadilla.