Impacto nacional: Piden desafuero y detención del juez correntino Soto Davila por vínculos con el narco

Provincial

Por Urgente Santo Tome 04/12/2018 Durante más de dos décadas, Carlos Soto Dávila (70) construyó poder desde su despacho del Juzgado Federal N° 1 de Corrientes. Paradójicamente, a ese lugar le llegó este martes la notificación de que está formalmente acusado de liderar una asociación ilícita dedicada a beneficiar a narcotraficantes a cambio de coimas.

A cargo de las principales causas por narcotráfico de la provincia y responsable de los procesos electorales (desde autorizar candidatos a convalidar padrones), Soto Dávila fue durante años un hombre blindado.

No hubo denuncia (y se presentaron unas cuantas) que lograran avanzar en su contra tanto en la Justicia como en el Consejo de la Magistratura, donde se le abrió un expediente en 2003, que terminó desestimado. Esta nueva causa, a cargo del juez federal Sergio Torres, parece ser la excepción.Su currículum dice que asumió su cargo el 7 de noviembre de 1996 con el apoyo del entonces presidente Carlos Menem. Sin embargo, siempre mantuvo contactos fuertes con el radicalismo, la fuerza más importante de la provincia. Esto le dio un poder de cobertura casi impenetrable y, tal vez, hizo que se descuidara en los detalles.Hoy la causa que lo tiene en el centro del escándalo está llena de escuchas y testimonios que lo incriminan. Algunos de ellos:“El juez Soto Dávila, también su secretario Pablo Molina, ellos arreglan cuando caen los narcos, a los dos días salen por así decirlo. Les dan efectivo, plata en la mano, el que se encarga de esto es un abogado que se llama Serial, es el abogado de todos los narcos allá, de la mayoría. También hay otros abogados que trabajan o están de acuerdo con Serial, que hacen lo mismo, arreglan con Soto Dávila y Molina”, declaró en la causa un testigo de identidad reservada que incluso dio datos de un pago dos millones de pesos para liberar a un narco.Las escuchas también aportaron lo suyo: "Yo tengo un abogado ahí que se está moviendo y que mis papeles pasan para Soto Dávila, si pasan para Soto Dávila, que es piola, que es el juez piola este de Corrientes, ese si le tiran una punta y se arregla, viste… que si agarra viste, si el abogado, si el abogado salta y si me cambian al otro juez, el otro juez no va a da la pasada porque me va a detener, pero si es Soto Dávila no pasa nada viste, le tirás unos pesos, se arregla, pero por eso, por eso, yo ando y ando atrás, y me cuido de no ir para los pagos porque viste, por las dudas", le comenta un narco a un amigo.Los permanentes arreglos con el juzgado hicieron que los fiscales federales vivieran en un clima irrespirable y se les dificultara hacer su trabajo. Esto quedó explicitado en el informe de gestión 2016 de la Procuración General de la Nación.Allí, en el informe sobre las fiscalías federales con asiento en Corrientes, el fiscal federal Flavio Ferrini sostuvo que, a partir del descubrimiento de un caso de corrupción en el Juzgado Federal N° 1 que terminó con la imputación de Soto Dávila y uno de sus secretarios, el juzgado comenzó a delegar en las fiscalías todo tipo de expedientes con el fin de ahogarlas.

Mirá también"Todo ello con la clara intencionalidad de colapsar la fiscalía e impedir que se revisen las causas en trámite, por un lado, y por otra parte lleva al juzgado a no realizar los actos que le son propios con la excusa de delegarlos en la fiscalía (no notifica las resoluciones jurisdiccionales, ordena el traslado de presos a la fiscalía para que acá se les notifique resoluciones judiciales etc.)", dice el informe.“Ello lleva a un muy grave deterioro del funcionamiento del sistema de justicia y reviste un caso ya de extrema gravedad institucional, según el fiscal Ferrini.El futuro de Soto Dávila parece seguir los pasos de otro peso pesado del fuero federal en el interior del país que cayo en desgracia: el ex juez federal de Orán Raúl Reynoso.Reynoso pasó de ser el luchador número uno contra las drogas a estar preso y enfrentar un juicio oral por proteger a narcotraficantes.

Clarin