Radiografía del abuso a menores en la Argentina

Nacional

Por Urgente Santo Tomé 25/04/2018 En el último año y medio se atendieron más de dos mil casos de niños, niñas y adolescentes; casi dos de cada tres agresores son personas vinculadas al ámbito familiar de la víctima.

En las últimas semanas se hicieron públicas denuncias de casos de abuso infantil en las categorías inferiores del club de fútbol Independiente. Por el momento, son nueve las víctimas y hay siete detenidos. El caso “Independiente” destapó otras denuncias en el ámbito del fútbol como el de otro club: River Plate. En el contexto de estos casos mediáticos, ¿cuál es la situación de este delito en el país?

En la Argentina, el abuso sexual está tipificado en el Código Penal de la Nación y es un delito de “acción pública dependiente de instancia privada”. Esto quiere decir que “para que los delitos sexuales sean investigados tiene que haber alguien que esté legitimado activamente (la víctima que sufrió el hecho o los padres o representantes legales, en caso de los niños), que haga la denuncia y la ratifique para que el Estado empiece a investigar”, explicó a Chequeado Sabrina Viola, consultora en Protección de Derechos y Acceso a la Justicia de Unicef Argentina.

Sin embargo, en noviembre de 2017 tuvo media sanción en la Cámara de Diputados de la Nación un proyecto de ley que exceptúa de la instancia privada a los delitos cometidos contra niños menores de 18 años. Es decir que, en caso de que el proyecto avance en el Senado, los fiscales estarían autorizados para actuar de oficio. “Significaría que cualquiera vaya, haga la denuncia y se tome conocimiento del hecho, y una vez que ocurra esto, el Estado estará obligado a iniciar la investigación. Esto sería sacar una de las trabas que existen hoy para que los hechos puedan ser investigados”, agregó Viola.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación cuenta con un programa específico, creado en 2006, que brinda atención a las víctimas de abuso o malos tratos, así como a víctimas de explotación y prostitución infantil. Además, en noviembre de 2016 se lanzó la campaña “Abuso sexual infantil: hablar es empezar a prevenir”, por la que se amplió la atención de la línea nacional 0800-222-1717 a todos los delitos contra la integridad sexual de niños, niñas y adolescentes.

Según datos enviados a Chequeado por el ministerio que lidera Germán Garavano, entre el inicio de la campaña el 19 de noviembre de 2016 y el 28 de febrero de 2018, último dato oficial disponible, fueron atendidas 3.049 víctimas de abuso sexual (incluyendo adultos y niños, niñas y adolescentes), hubo 2.842 casos y se recibieron 5.706 llamadas. Los datos surgen de las llamadas a la Línea Nacional contra el Abuso Sexual Infantil y se trata del número más confiable ante la falta de estadísticas específicas.

De las víctimas atendidas, el 69% (más de 2.100 casos) corresponde a niños, niñas y adolescentes. De ese total, siete de cada diez víctimas menores de 18 años son niñas. El rango etario con más víctimas es el de 12 a 17 años. Si se mira la distribución territorial, el 40% de los casos provienen de la Provincia de Buenos Aires, mientras que otro 42% de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Entre las formas de violencia sexual contra los niños, niñas y adolescentes identificadas por los profesionales de la línea de acuerdo con el relato del hecho, la mayoría de las víctimas atendidas sufrió “tocamiento sexual”, mientras que la segunda forma pertenece a víctimas de “violaciones por cualquier vía”.

Además, casi dos de cada tres agresores (64%) son personas vinculadas al ámbito familiar de la víctima (padre, padrastro, tío, abuelo, entre otros). En esta línea, la especialista de Unicef explicó: “La mayoría de los casos no se conocen porque se mantienen en secreto, se amenaza al chico para que no hable, se genera todo un entorno en el cual el chico calla, y si habla, no se le cree. Por lo general, los casos no llegan a la Justicia, y la mayoría de los que llegan, no alcanzan una condena. Son sobreseídos por falta de pruebas”.

De 2009 a 2013 fueron atendidos 9.727 niños, niñas y adolescentes víctimas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con las intervenciones domiciliarias del Equipo Móvil de Atención a Víctimas de Violencia Familiar a través de la línea 137, que sólo operaba en la Ciudad.

Los abusos sexuales contra los niños, niñas y adolescentes son más frecuentes de lo que se piensa. De acuerdo con un informe de Unicef en base a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cinco mujeres y uno de cada 13 hombres adultos declararon haber sufrido abusos sexuales en la infancia.