Radiografía del empleo en Corrientes

Provincial

Por Urgente Santo Tomé 22/04/2018 En Corrientes la estructura socio-ocupacional está conformada principalmente por asalariados, de los cuales, más del 40 por ciento está en el mercado informal. También se destaca el número de trabajadores cuentapropistas que, en un 80 por ciento de los casos, no están registrados. 
Los datos se extraen del informe “Diagnóstico Laboral de la Provincia de Corrientes” que publicó este año el Ministerio de Trabajo de la Nación. Se trata de una radiografía de la situación del trabajo en la jurisdicción. Uno de los aspectos que el  estudio aborda es la estructura socio-ocupacional de la población mayor de 15 años de los centros urbanos de Corrientes. Vale aclarar que para este apartado, el corte temporal se realizó en el segundo trimestre de 2016 y se confeccionó con estadísticas de organismos oficiales.
De acuerdo con este trabajo, en la provincia hay más de 705 mil mayores de 15 años, de los cuales, el 47 por ciento es económicamente inactivo, y el 53 por ciento, unos 373 mil, son económicamente activos. Del total de este último grupo mencionado, el 95 por ciento, es decir, más de 354 mil están ocupados. El porcentaje restante está desocupado.
Si se tiene en cuenta la estructura de quienes están ocupados, la mayoría son asalariados. Esto es, el 67 por ciento, es decir, unos 238 mil trabajadores en relación de dependencia.
Del total de los asalariados, el 38 por ciento, unos 92 mil, están en el sector público, de los cuales, nueve de cada diez, están registrados. Mientras que 5 mil, aproximadamente, están en negro.
Por otra parte, el 52 por ciento de los empleados en Corrientes, pertenecen al sector privado, unos 123 mil. De estos, el 56 por ciento está en blanco y el número restante, en el mercado informal. 
Por lo tanto, según el informe de Nación, el 44 por ciento de los trabajadores en relación de dependencia del sector privado está en negro.  De esos 54 mil asalariados, el 18 por ciento se desempeña en una unidad productiva formal, es decir, en una empresa declarada.
Dentro del conjunto de los asalariados se encuentra un tercer grupo, el de los trabajadores en casas particulares. Son aproximadamente 23 mil, de los cuales solamente el 10 por ciento, unos dos mil, están registrados. Aquí se pueden mencionar empleadas domésticas, niñeras, cuidadores, entre otros.
Dentro de la población ocupada hay asalariados, cuentapropistas, beneficiarios de planes, trabajador familiar sin remuneración y empleadores. Los empleados y los trabajadores por cuenta propia son mayoría en Corrientes. Los primeros representan el 63 por ciento y los segundos, el 23 por ciento. Esto significa que hay aproximadamente 80 mil independientes.
En este conjunto, únicamente el 20 por ciento está registrado, unos 16 mil, lo que equivale a un escaso aporte  para el Estado. El 80 por ciento está en negro, unos 64 mil. Según estas cifras, hay más trabajadores por cuenta propia en negro que empleados registrados en el sector privado.
Del total de los cuentapropistas sin aportes, el 10 por ciento son profesionales y técnicos, el 37 por ciento son no profesionales con capital; y el 33 por ciento, no profesionales sin capital. Son aproximadamente, 21 mil los que integran este grupo que realizan las llamadas “changas”, es decir, de subsistencia.
El informe también detalla que hay unos 7 mil beneficiarios de planes, quienes representan el 2 por ciento de los ocupados, el 1 por ciento, son trabajadores familiares sin remuneración. Unicamente el 8 por ciento, unos 27 mil, son empleadores en toda la provincia, de los cuales, el 83 por ciento están registrados.
“El trabajo informal se define como una actividad desarrollada por fuera del marco normativo legal, sin los derechos ni beneficios estatuidos o provistos por la ley. Se encuentra conformado tanto por asalariados no registrados como por trabajadores por cuenta propia y empleadores no encuadrados en la normativa tributaria ni de la seguridad social”, expresa el informe de la cartera laboral.
El trabajo también revela que sólo el 24 por ciento de  los trabajadores que perdieron su empleo entre 2015 y principios de 2016, tuvo un último empleo en condición de asalariado registrado. La mayoría estaba en negro. 
Del total de desocupados, el 83 por ciento lo era porque había sido desvinculado de su actividad.

El Litoral