Valdes participo en una reunión clave con Macri y habrán anuncios por la crisis la semana que viene

Provincial

Por Urgente Santo Tome 11/04/2019 Minutos después de finalizada la reunión entre macristas y radicales en la Casa Rosada, con la presencia de los cinco gobernadores de Cambiemos, tres ministros y otros funcionarios, el jefe de Gabinete Marcos Peña enfatizó que todos en ese espacio trabajan "en una agenda común para ayudar a la gente y aliviarla de la presión de la inflación".

"Es importante destacar el excelente espíritu de trabajo de equipo. Todo los que componemos Cambiemos trabajamos en una misma agenda de cómo lograr ayudar a la gente a aliviar la presión de la inflación y la situación económica", señaló Peña en conferencia de prensa.

Se trató de otro encuentro para avanzar en las medidas que prepara el Gobierno para impulsar el consumo y contener la inflación en la etapa clave de la disputa electoral.

En el despacho del jefe de Gabinete, Marcos Peña, Rogelio Frigerio (Interior) y Carolina Stanley (Desarrollo Social) reciben a los mandatarios radicales Alfredo Cornejo (Mendoza), Gustavo Valdés (Corrientes) y Gerardo Morales (Jujuy), el último en ingresar por la calle Rivadavia pasadas las 15 para dar inicio al encuentro. María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta ya habían llegado. También participan Miguel Braun -viceministro de Hacienda- y Gustavo Lopetegui, entre otros funcionarios.

Martín Lousteau también pasó por la Casa Rosada durante la tarde, aunque no por la reunión para discutir el paquete de medidas. El ex ministro de Economía no trabajó en las propuestas elaboradas por el radicalismo, aseguraron cerca suyo. Cuando estaba por empezar la cumbre entre macristas y radicales caminó por el Salón de los Bustos y dejó Balcarce 50 un rato después.

El paquete de medidas para morigerar los efectos de la inflación e impulsar el consumo en la etapa clave de la disputa electoral quedó envuelto en discusiones, negociaciones y una contramarcha semántica antes de ser anunciado. La demora en la recuperación esperada por el Gobierno salvo en sectores puntuales y la escalada de precios -la medición de marzo superaría el 4%, alertó Nicolás Dujovne- empujó la necesidad de contener los aumentos en alimentos y otros productos básicos, aunque el control entendido como imposición y diferencias en torno a la meta de reducción del déficit generaron ruido interno.

Mauricio Macri había cerrado ayer su agenda oficial en la Quinta de Olivos con Dante Sica, el ministro de Producción y Trabajo apuntado y con versiones de renuncia esta semana, como publicó Clarín. Fue en una reunión de la Mesa Exportadora, a la que asistieron otros funcionarios, empresarios -del rubro de alimentos, acero, aceite, madera- y representantes de los bancos nacionales y extranjeros. El Presidente pidió incrementar las exportaciones: “Representan la clave de este programa. La Argentina tiene que generar dólares. Si no, no vamos a crecer”. Hubo anuncios de mejoras en el programa Exporta Simple.

Los indicadores -inflación, actividad, pobreza, desempleo- y la caída en la imagen de Macri potenciaron el reclamo de los referentes del radicalismo para poner en marcha medidas para recomponer la economía, una preocupación compartida por Vidal y Rodríguez Larreta. Toda la discusión está otra vez cruzada por las “limitaciones” de la reducción del déficit por el acuerdo con el FMI.

Sica había recibido cuestionamientos por la inflación y la falta de respuesta para recomponer la actividad, en especial por las dificultades de las pymes. El ministro se defendió al atribuirlo en parte al elevado nivel de tasas. En una reunión con la mesa de chica de Macri y los gobernadores radicales, Sica incluso habló de dejar su cargo. Fue más una respuesta en ese momento de discusión que una posibilidad cierta. Este martes sumó un revés con el faltazo de la CGT al tratamiento del blanqueo laboral en el Congreso, luego de que el Gobierno considerara que el camino estaba despejado con el decreto para asignar $13 mil millones a las obras sociales sindicales.

Dujovne aterrizó ayer en Washington, donde se reunirá con directivos del FMI y del Banco Mundial. Desde allí negó un enfrentamiento con su par de Producción y que hubiera promovido su salida, aunque en la Casa Rosada se refirieron a “diferencias propias de la función”de cada uno. Dujovne procura cuidar las cuentas para cumplir con la reducción del déficit y Sica busca implementar medidas para recuperar la actividad que en algunos casos como con subsidios implican un costo fiscal. El titular de Hacienda negó que en Washington negocie mayor flexibilidad en las metas para conseguir margen de maniobra durante la etapa electoral.

Entre las medidas en preparación el Gobierno planea ampliar el programa de Precios Cuidados para que una cantidad mayor de productos básicos no aumenten por seis meses. Tanto Peña como Frigerio salieron a aclarar que no se trata de un “congelamiento” sino de un “acuerdo” para evitar referir a una medida “intempestiva”.

No se habla de control de precios, sino de acuerdos voluntarios con empresas para generar precios de referencia para el consumidor, en eso consiste Precios Cuidados. No creemos en el control de precios", aseguró el jefe de Gabinete en el Congreso. “No vamos a ir a un congelamiento de precios ni a ninguna de las medidas que han fracasado en el pasado”, dijo Frigerio, que habló de“acuerdos de no incremento por una cantidad de tiempo”. Algunos conceptos remitieron a los argumentos para restituir las retenciones al campo: “Tiene que ver con paliativos en un momento de crisis, en un momento de dificultad de la Argentina”. El Gobierno se preocupa por aclarar que no está de acuerdo, pero necesita implementar medidas en la etapa electoral.

Radiosudamericana.com